Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Para quien aún no lo sepa, el TriBall es el pequeño quartier del triángulo Ballesta, denominado así por los comerciantes de la zona, en aras de conseguir un Tribeca castizo, limpio y cool hasta decir basta. Digamos que están “en proceso de”. Y al proyecto, ayudan tiendas como las que encontramos una tarde de sábado. Os traemos dos, pero como no pasa un finde que no vayamos por allí, contad con que habrá más. Empezamos por KikeKeller, en la Corredera Baja de San Pablo, 17. No exagero, si digo que casi me tienen que traer las sales para soportar tanta maravilla (vaya, diréis, “ya está la niña con las hipérboles”). Pero fue atravesar el umbral y empezar a ver cositas como la que sigue.

Volivik 347

Esta fascinante pieza, te deja con la mandíbula dislocada en cuanto te acercas y compruebas que está hecha de bolígrafos Bic. Original con mayúsculas. Podéis ver precios y más diseños en su web: enPieza eStudio. De los mismos, es esta simpática y existencialista lámpara de mesa, donde la idea se suicida.

"Colgao" de enPieza eStudio.

Por seguir con la iluminación, otros tres ejemplos de que no todo está ya visto. La lámpara colador, la meta-lámpara de bombillas rotas y la Rayos X.

Lámpara colador.

Bombillas rotas.

Luz cervical.

Si todavía no entráis en calor, os podemos contar que, además de tienda de muebles y objetos únicos, KikeKeller es también bar. De jueves a sábado de 17:00 a 3:00 pm. Sólo por pasar un rato en el local, ya merece que te tomes un gin&tonic.

El cuerpo central de la tienda.

El espacio combina muebles diseñados por los dueños de la tienda con los de otros autores, en un estilo de mixtura industrial, retro y vintage inclasificable. Ingredientes perfectos para que a nos se nos salgan los ojos de las órbitas y empiecen a flotar por toda la habitación. Esos globos oculares no pudieron dejar de admirar la combinación de los papeles decadentes, con el muro visto, la consola anacrónica y la bici antigua de niño bien del siglo pasado.

Sin palabras.

Otros rincones llenos de detalles. Pena que no tuviéramos toda la tarde para hacer la debida disección de todo el asunto.

Suelos de barro y cómoda patinada.

Al fondo, sillones hechos con barras de andamio.

Ahora nos preguntamos si los androides sueñan con ovejas eléctricas, o si son las ovejas las que sueñan con coladores de luz. Esta oveja librería da qué pensar.

Fibra de vidrio y resina para la pequeña Dolly.

Y para terminar, cerámica con vida propia y un avión de tiovivo que invita a montar.

Teteras con algo qué decir.

¿Subimos?

Después de este mini tour, os recomendamos encarecidamente una visita a este templo de maravillas. Abren de lunes a sábado de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00. Si os apetece más el tema bar, lo dicho más arriba. Más info: aquí y en su blog. Como acompañamiento y contraste, dejamos las delicadas lámparas de El Lucernario, vistas en La Antigua, (calle del Pez nº 2).

Tarros de luz.

Además de estos ítems, en La Antigua, encontraréis diseños exclusivos de las diseñadoras Lucetemas, Silvia Calles Closet y Lady Desidia. Por si alguna (lo siento chicos, no hay para gentlemen) quisiera sentirse especial. Despedimos el episodio tiendas del TriBall con el tocador fully loaded de La Antigua y su graciosa puerta.

Welcome!

Después de tanta emoción, el espíritu queda satisfecho, no así el estómago, así que nada mejor que una pequeña parada en Mamina, calle Valverde 42, para la merienda-cena. Sitio encantador, con aire de salón retro, lleno de objetos vintage y mobiliario recuperado al que vamos cada vez que podemos.

Para rematar la tarde-noche, subida a la terraza del Ada Palace, lugar en el que nos quedaríamos a vivir, para admirar las vistas del edificio Metrópolis y el Círculo de Bellas Artes. “Reco” de la casa, evitad sábados por la tarde, porque hay tortas de luxe para coger sitio.

Un hotel con vistas.

El ángel del Metrópolis.

Hasta la próxima!!