Etiquetas

, , ,

No es Navidad todavía, pero el viento frío que poco a poco nos viene del norte, trae sus motivos para que nos inspiremos. Así lo hemos hecho. Y ya tenemos una nueva víctima de la técnica de moda, que ha sucumbido al encanto de la pintura acrílica (el nuevo alumno y chico prodigio, tan eficaz como encantador, que nos sorprende esta temporada). El dibujo de los árboles sobre la tapa y el cajón, más unas unas capas de blanco boreal, han bastado para dejar esta mesa auxiliar, antes sin rumbo ni destino, en una pieza con personalidad.

Sí, a Nani también le gustan los adornos nórdico-contemporáneos (y colarse en las fotos), pero para ella el valor decorativo no es el tema de importancia. Afortunadamente es una linda gatita y no llego la savia al río.

La transferencia, hoy por hoy, nos permite casi cualquier cosa. Cajas, pequeños objetos, muebles, madera, metal, escayola, cartón, estuco… el universo es ilimitado. Por eso, si alguien está pensando en customizar “ese mueble con el que no sé muy bien que hacer”, la respuesta es “se puede”. Sólo tenéis que hacer la mágica consulta a Taller y Medio, y Taller y medio, cual señorita Francis, responde.

En próximos post, despliegue navideño completo al estilo nórdico. De momento, este aperitivo para ir haciendo boca.

Saludos!!!

Anuncios