Etiquetas

, , , , ,

A veces, la restauración de muebles tiene momentos de sencillez aplastante. Es el caso de esta consola que mostramos. Formaba parte de un recibidor de los años 40. Las dos piezas, consola y espejo han sido separadas después de 70 años juntas (tiempo era de empezar una nueva vida) y la primera en salir hacia nuevos horizontes, es la que veis. Originalmente, la pieza entera estaba barnizada, pero el paso del tiempo había deslustrado el acabado. Después de limpiarla y lijarla, hemos optado por un acabado “nue” muy conveniente y suave, que realza las vetas del nogal de la tapa y los dibujos en relieve. De ahí, lo sencillo. Nada como volver a los orígenes y verla como el ebanista la trajo al mundo.

Más fotos de esta pieza en flickr.

Anuncios