Etiquetas

,

No quedan muchas cosas ya por salir del armario, pero de éste salieron ríos de pintura. Encontrado, así como se suelen encontrar las mejores cosas de la vida, sin buscarlo y perdido en la calle, presentaba un aspecto de hospital de posguerra difícil de describir. Después de un denso y arduo trabajo con decapante y lija, queda así de brillante, listo para guardar cualquier cosa que quieras esconder. Un vicio, ¿quizás?

Anuncios